No hay terapias de conversión para gente tierra ni en Semana Santa. Mientras, se llevan a Abel Nazario para su nueva casa en la cárcel federal, nos traen extranjeros a recoger café, que saben hacer su trabajo mejor que Carmelo Ríos. Apoyamos que Pina compre el Normandie, para convencerlo de montar un museo de reggaetón donde la hermana de Kevin Frett siga hablando del crimen, y ojalá lo haga antes que prohíban las Polaris y CAN-AM en las carreteras. Mimi y Rocky pelearon tan duro como le metió una piedra en la cara al de Guerreros pero, no se quedó soltero como el Conejo Malo, ni se robó una mata a plena vista de una cámara.

Un Podcast sin Amigos

Categories: Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *